MUSICOGRAMAS

El mundo de los musicogramas lo descubrí hace muchos años en unos cursos de pedagogía musical activa que realicé con Jos Wuytack. Para introducirlos en mis clases con el propósito de que participaran todos los alumnos independientemente de los distintos niveles de conocimientos musicales, sustituí los símbolos por imágenes y éstas por un instrumento de pequeña percusión, corporal o ambos. Recuerdo  la primera vez (anda que no ha llovido) que presenté un musicograma en una audición de fin de curso con 150 niños entre 3 y 16 años de edad, aquello fue una pedazo de orquesta que dejamos a todos (padres, madres, abuelos, abuelas, vecinos, amigos ....) alucinando en colores.

Hoy por hoy es uno de los recursos más solicitados en mis clases y la verdad es que se lo pasan de fábula. Por mi parte encantada (y mira que prepararlos lleva sus horas) pero creo que sinceramente es un método muy efectivo por varios motivos: 
  1. Los niños se  introducen en la música  aprendiendo primero los diferentes elementos a tratar en cada musicograma.
  2. Desarrollan la atención consciente presente utilizando la percepción visual y auditiva mientras se sigue un musicograma.
  3. Forman parte activa de la totalidad de la obra musical integrándose en ella con un instrumento concreto o tarea a realizar.

No hay comentarios:

"La música expresa lo que no puede ser dicho y aquello sobre lo que es imposible permanecer en silencio"(V.H)